A fondo, el Extintor de CO2

Los extintores de CO2 o nieve carbónica se emplean normalmente para fuegos en presencia de corriente eléctrica y para los de clase B (fuego de líquidos), pero su uso y aplicaciones es mayor debido a las propiedades del dióxido de carbono.

Por sus propiedades, lo hacen idóneo para la extinción de incendios. EL dióxido de carbono es un gas no combustible y que no presenta reacciones químicas con otras sustancias, lo que lo hace apto para su uso con distintos tipos de incendios.

Otra de las propiedades del CO2 es que puede comprimirse y así ser introducido dentro de los extintores sin necesidad de agregar ningún otro producto para poder descargarlo, en otros tipos de extintores se debe introducir un agente para lograr la descarga.

La gran ventaja de estos extintores de CO2 es que no conducen la electricidad y son apropiados para los incendios donde existe riesgo de corriente eléctrica.

¿Qué ocurre al dispararlo?

Al descargar un extintor de CO2, se ve una especie de nube blanca, debido a que el dióxido de carbono está comprimido dentro del extintor y al descargarlo se produce frío. Este frío provoca dos efectos: uno que aparezcan partículas de hielo seco (CO2 en estado sólido) y otro, que al enfriar el aire, se produzca una condensación produciéndose agua (efecto rocío).

Pero tiene sus riesgos

El CO2 es un gas tóxico para el ser humano, una concentración superior al 9% de CO2 en el aire puede provocar que las personas queden inconscientes. En un incendio debemos tener en cuenta que el fuego consume oxígeno y esa merma de oxígeno sumado al CO2 puede provocar una rápida asfixia. Por ello, se debe tener especial cuidado a la hora de usar estos extintores en sitios cerrados. Antes de usarlos, deben salir todas las personas, y la persona encargada de extinguir el fuego, vaciar rápidamente el extintor y salir del lugar.

En instalaciones fijas contra incendios, si el lugar de la instalación es un lugar donde puede haber presencia humana, es preferible una instalación de FM 200 en vez de CO2.

Qué es lo que hace en realidad el CO2

Para que no ocurra un incendio, hay que romper el triángulo del fuego por alguno de sus lados. El CO2 desplaza rápidamente al oxígeno, eliminando así el comburente del triángulo y consiguiendo la extinción del incendio.

Otro factor que ayuda a la extinción con estos extintores (en pequeños fuegos o conatos), Es el efecto de enfriamiento. Al descargar estos extintores, la temperatura de descarga es de-79ºC, lo que significa que si se aplica directamente sobre el fuego, rebaja rápidamente la temperatura, enfriando la zona afectada y por tanto extinguiendo el incendio al romper la energía de activación.

Recomendables para…

Fuegos de tipo A (materiales sólidos) es poco efectivo si el fuego no es superficial. Sí será válido para un fuego de tipo A que acaba de empezar y sea superficial.

Muy recomendable en fuegos de tipo B (Líquidos). En los fuegos de tipo B al agua sirve de poco y el uso de extintores de CO2 consigue enfriar el combustible y asfixiarlo. Además, en los fuegos de líquidos, el líquido siempre arde en su superficie, que es la especialidad de estos extintores.

Para no dañar equipos electrónicos y otros materiales. Si el daño que podemos provocar con un extintor convencional a un equipo o material es elevado es recomendable usar extintores de CO2, ya que no estropean ningún tipo de material por tratarse de un gas. Por ejemplo, un lugar donde están alojados servidores con importantes datos, un almacén de obras de arte donde un extintor convencional dañaría las pinturas, etc.

Donde existe riesgo eléctrico: Al no transmitir la electricidad son ideales para apagar fuegos donde pueda existir corriente eléctrica y por tanto no podemos usar agua, espuma u otros elementos. Por ejemplo, estos extintores pueden estar colocados en las habitaciones donde se encuentran los armarios eléctricos, cuadros de luces, etc.

Aquí puede ver precios y tipos de extintores de CO2: Material contra incendios.

Deja un comentario