Rociador automático (Sprinkler)

Qué es y cómo funciona

Es conocido también por su equivalente en inglés “SPRINKLER”.

Realiza las funciones de detección y extinción de incendios.

Silencioso, siempre alerta, no necesita intervención humana para cumplir su cometido.

Más de 100 años de experiencia avalan su seguridad de funcionamiento: Independientemente del lugar, de la existencia o no de energía eléctrica, siempre actuará salvando vidas y bienes, y garantizando la continuidad de los negocios en los que se encuentra instalado.

Las estadísticas nos dicen que:

  • En Europa mueren 3.000 personas al año a causa del fuego.
  • El 98% de los incendios que se producen en lugares protegidos con rociadores automáticos se controlan en su inicio sin intervención humana y sin causar daños de consideración.
  • Por dar la alarma y controlar el incendio, facilita el trabajo de los bomberos.

Secuencia de funcionamiento

  • Se activa en presencia de calor: El rociador es un detector de incendios.
  • Descarga agua sobre el fuego tan pronto como se activa: El rociador es un extintor de incendios.
  • Si el fuego es intenso y no es controlado por el primer rociador, se abre un segundo y un tercero, si fuera necesario.
  • Rara vez se activan más de cinco rociadores, ya que el fuego es controlado antes de que eso ocurra.

Mito y realidad

  • Todos los rociadores de la instalación se abren cuado hay un incendio.

Nada más falso: Sólo el rociador más cercano al fuego, que se calienta por ello, se activa en primera instancia.

  • Se inunda la zona y se producen más daños por el agua que por el fuego.

Sólo actúa sobre el foco inicial del incendio, afectando a elementos que ya han sido dañados por el fuego.

  • Se pueden abrir accidentalmente y causar daños.
  • Son muy seguros y no se activan innecesariamente. No requieren mantenimiento durante décadas.
  • Los rociadores no son estéticos y desentonan con la decoración.
  • Hoy existen de todo tipo, incluyendo aquellos que quedan completamente ocultos e integrados en la decoración.

Seguridad y estética

Los rociadores automáticos proporcionan una gran seguridad. Cuando entramos en un local público y los vemos en el techo sabemos que un eventual incendio no pondrá en riesgo nuestras vidas.

Si reservamos habitación en un hotel ¿por qué no asegurarnos de que tiene instalados rociadores en las habitaciones? No nos costará más y dormiremos mejor. Lo mismo ocurre cuando vamos al cine, teatro, a una discoteca o, en fin, a cualquier lugar de pública concurrencia, dónde las consecuencias de un incendio por fuego son generalmente dramáticas.

Ahora los arquitectos, decoradores y responsables de seguridad ya no tienen argumentos para no instalarlos: Son pequeños, se pueden montar semiempotrados, e incluso ocultos.

 Dónde instalar

El rociador automático es, sin ninguna duda, el dispositivo contra incendios más eficaz de cuantos existen en términos absolutos. Su capacidad de extinguir el foco de un incendio en su estado inicial es uno de los atributos más destacables, además de otros factores que confirman su necesidad. Y recuerde: “Donde los encuentre instalados, podrá sentirse seguro”

…en el trabajo

Una simple  colilla mal apagada arrojada a una papelera, puede provocar un incendio de consecuencias impredecibles. Un único rociador suele ser suficiente para sofocar el contado inicial y sólo se activarán los situados en el área afectada. Así se asegura la integridad de las propiedades, y nunca serán dañadas las que previamente no lo hayan sido por el fuego.

 …en edificios residenciales

Hoteles, residencias de la tercera edad, residencias de estudiantes, bloque de apartamentos… Y, en general, en edificios residenciales de elevada ocupación.

 …en edificios públicos

Hospitales, Colegios, Institutos, Universidades, Bibliotecas, Museos, Ayuntamientos, Consejerías, Ministerios, Oficinas Municipales, Centros Culturales…

En todos aquellos edificios y locales con una alta afluencia de personas:Centros Comerciales, Discotecas, Restaurantes, Cines, Teatros, Instalaciones Deportivas, Garajes,  Oficinas, Parques Empresariales….

… y, cómo no, en el hogar

Numerosos estudios han demostrado su efectividad. En USA se instala anualmente 50 millones de rociadores, muchos de ellos en hogares. Algunos Ayuntamientos exigen su instalación en todas las nuevas viviendas.

Con ellos se sentirán tranquilos y protegidos.

Deja un comentario